¿Amas o te apegas?

apego
El psicoterapeuta lituano Olegas Lapinas explica como diferenciar el verdadero amor del apego emocional.

Pensamos que amamos a alguien porque nos sentimos bien al lado de la otra persona, porque le prestamos mucha atención, le dedicamos nuestro tiempo. Esa persona nos parece mejor que el resto de la gente, y cuando estamos con ella nos sentimos mejor que cuando estamos sin ella.

Hay quienes dicen: yo no me amo, pero te amo a ti. En realidad no aman ni a ellos mismos ni a los demás. Ellos se apegan al otro, quizás se preocupan por el otro, quizás lo controlan, quieren que sea “suyo”. Pero el apego, el control, la preocupación por el otro y el deseo que alguien sea solo tuyo, aunque están frecuentemente relacionados con el amor, en realidad no son señales del amor sino de la debilidad.

La persona se encuentra demasiado débil, no siente que sea lo suficiente buena, y necesita al otro – más fuerte, más simpático, con quien podría sentirse más seguro.

Hace falta separar el amor de la tendencia de controlar, de depender, porque cuanto más hay de esos deseos, más desamor propio, más debilidad personal hay detrás. Y cuanto menos control, menos dependencia hay, más amor puro, amor verdadero hay en una relación. Simplemente te sientes bien porque el otro existe, porque está contigo.

De la misma manera, cuanto una persona  se quiere, exige menos de su pareja y no quiere cambiarla, educarla, enseñarla sino simplemente la acepta.

Por tanto, el amor verdadero es posible únicamente cuando – antes de todo – sentimos bien con nosotros mismos.

Fuente: ¿Todos pueden amar?

Quizás te interese:

La capacidad de estar solo es la capacidad de amar

¿Tengo que contarle todo a mi pareja?

¿Por qué sufrimos por amor?

 

¡Dime lo que piensas!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.