Si amar es sufrir, amamos demasiado

sufrir“Cuando estar enamorada significa sufrir, estamos amando demasiado”, dice Robin Norwood, la autora del best-seller internacional “Las mujeres que aman demasiado”.

“Amar demasiado no significa amar a muchas personas con mucha frecuencia ni sentir un cariño muy profundo por una persona sino obsesionarse por alguien, de tal manera que esta “obsesión” controle las emociones y las conductas ejerciendo una influencia negativa sobre la salud y el bienestar”, – dice la autora del libro.

¿Eres una mujer que ama demasiado? Averigua si te identificas con alguna de estas frases:

“-Cuando la mayoría de nuestras conversaciones con amigas íntimas son acerca de él, de sus problemas, sus ideas, sus sentimientos, y cuando casi todas nuestras frases comienzan con “él…”, estamos amando demasiado.

-Cuando disculpamos su mal humor, su mal carácter, su indiferencia o sus desaires como problemas debidos a una niñez infeliz y tratamos de convertirnos en su terapeuta, estamos amando demasiado.

-Cuando leemos un libro de autoayuda y subrayamos todos los pasajes que lo ayudarían a él, estamos amando demasiado.

-Cuando no nos gustan muchas de sus conductas, valores y características básicas, pero las soportamos con la idea de que, si tan sólo fuéramos lo suficientemente atractivas y cariñosas, él querría cambiar por nosotras, estamos amando demasiado.

-Cuando nuestra relación perjudica nuestro bienestar emocional e incluso, quizá, nuestra salud e integridad físicas, sin duda estamos amando demasiado.

A pesar de todo el dolor y la insatisfacción que acarrea, amar demasiado es una experiencia tan común para muchas mujeres que casi creemos que es así como deben ser las relaciones de pareja.

La mayoría de nosotras hemos amado demasiado por lo menos una vez, y para muchas de nosotras ha sido un tema recurrente en nuestra vida.

Si usted alguna vez se vio obsesionada por un hombre, quizá haya sospechado que la raíz de esa obsesión no era el amor sino el miedo. Quienes amamos en forma obsesiva estamos llenas de miedo: miedo a estar solas, miedo a no ser dignas o a no inspirar cariño, miedo a ser ignoradas, abandonadas o destruidas “,  – afirma en su libro la terapeuta matrimonial Robin Norwood.

Si te has identificado con la descripción de la mujer que ama demasiado, ahora es la hora de dejar de sufrir tanto! La falta del amor en la infancia y la falta de autoestima son las razones principales porque eres así, así que tienes que buscar maneras de fortalecer tu autoestima, respetarte y amarte a ti misma. Leer libros de autoayuda sobre el tema (este mismo te iría bien) o acudir a un buen terapeuta.

Se puede amar sin sufrir tanto, lo puedes conseguir, no es fácil, ¡pero es posible!

Quizás te interese:

¡Nunca ruegues por amor!

Si quieres más, no aceptes menos

La importancia de ser agradecida

Opina