¿Por qué sufrimos por amor?

sufrimiento El psicólogo Walter Riso diferencia 3 factores básicos del sufrimiento por amor

 

La primera razón es del  origen social. En este punto encontramos lo que podríamos llamar la concepción idealista del amor. Es la idea que nos venden de que el amor es la fusión con el otro, que es incondicional, eterno, súper poderoso, omnipresente, que puede con todo, que mueve montañas. Cuando estamos en una relación terrenal, chocamos con una realidad que no tiene nada que ver con lo que nos han enseñado. Se vende, se promociona una idea del amor que es absolutamente descontextualizado, que hace que te frustres. Descubres que el amor no es tan perfecto, que hay que construirlo, que no viene listo.

La segunda causa del sufrimiento tiene que ver con lo personal. Aquí  encontramos dos puntos. Uno es el vínculo que tú estableciste con tus padres a temprana edad. Si tuviste padres impredecibles, contradictorios, que un día te prestaban afecto y el otro día no, se establece un apego ansioso e inseguro.  Esto tiene repercusión en relaciones adultas, arrastrando celos, miedos, obsesiones.

La otra causa personal tiene que ver con cuanto te quieras a ti mismo. Las personas que se quieren a sí mismas establecen las relaciones más tranquilas, más relajadas porque son personas que no negocian con su dignidad, que manejan el autorespeto. Son personas que no necesitan comprar ni vender el amor, que no son dependientes.

El tercer factor tiene que ver con la relación misma que se establece. En cualquier tipo de vínculo afectivo tienen que haber tres pilares básicos: el erros (la sexualidad, el erotismo, las ganas por el otro), la pfilia (que tiene que ver con la amistad, con tener una buena comunicación, con la alegría de que el otro exista) y el ágape (que tiene que ver con que te duele el dolor de la otra persona, con el cuidado del otro, la preocupación por el otro).

Si en una relación falta alguno de estos tres elementos, entonces  empiezas a sufrir.  

En la relación también hay otro factor que tiene que ver con que elegimos mal. Elegimos una pareja que no es compatible con nosotros. La creencia popular es que las personas opuestas se atraen. Yo digo que las personas opuestas chocan. Las buenas parejas son semejantes. Fallamos en elegir porque confiamos ciegamente en que el sentimiento lo pueda arreglar todo y esto no es así.

Fuente: Walter Riso ¿Por qué sufrimos por amor? 

Deja tu opinión