¿Qué hacer para que él vuelva?

para que él vuelvaHablar con él, quedar con él, conseguir pasar una noche caliente no le hará cambiar de opinión. Entonces, ¿que hay que hacer para que él vuelva?

La respuesta a esta pregunta eterna es simple: NA-DA.

Si, no hay que hacer nada, porque si haces algo, seguro que nunca volverá.

¿Suena raro? Pues, a mi me parece que lo raro es el esfuerzo que hacen muchas mujeres, cuando deciden “luchar por él”.

Le llaman. Le repiten que no pueden vivir sin él. Le piden que lo piense mejor. Se visten con la ropa más sexy que tienen y van a su casa de visita-sorpresa. Le piden a su madre que hable con él. Le mandan regalos. Le chantajean con un embarazo inexistente. Le juran que está haciendo un error, porque no encontrará nunca más a nadie como ellas. Le ofrecen volver a empezar “desde cero”. Etcétera, etcétera…

El objetivo de todo esto – recuperar a su ex. El resultado – perderlo para siempre.

¡No empujes a un hombre cuando está en el borde del trampolín de vuestra relación, preparado para saltar al océano de la libertad!

Déjalo allí solo – que medite, que mire al cielo, que piense. Dale toda la libertad que él necesita, permítele conocer la vida sin tus huellas. Sin tu desesperación, sin tu humildad, sin tus promesas de quererle siempre.

Hablar con él, quedar con él, conseguir pasar una noche caliente no le hará cambiar de opinión.

Si le dejas tranquilo, ¿significa que volverá contigo? No, pero hay probabilidades.

Hay posibilidad que empiece a extrañarte y que entienda que fue un error suyo.

Pero nadie te lo podría asegurar, todo depende de los sentimientos que aún guarda para ti, de las razones de su decisión, si aún no ha encontrado a otra persona y muchas otras circunstancias.

Si le dejas tranquilo, no necesariamente significa que quiera volver contigo, lo que sí significa que estarás en el camino correcto de tu sanación.

Déjale en paz y mientras sigue tu vida. Haciendo lo dicho, puede ser que un día entiendas que su decisión de acabar vuestra relación no era tan mala.

A solas, tu también podrás ver mejor todos pros y contras de vuestro amorío y quizás aceptes que los dos os merecéis una segunda oportunidad en la vida, pero por separado.

Opina