¡No dependas económicamente de un hombre!

dinero
“No puedo dejarle porque no tengo a donde ir ni tampoco tengo dinero” – una excusa muy común y muy triste de las mujeres que por algún motivo no quieren estar en una relación pero no pueden abandonarla.

 

No tienes trabajo. No tienes casa propia. No tienes dinero para vivir sola o con tus hijos.

Se acabó el amor, o te maltrata, y sabes que ya no estarías con tu pareja si tuvieras dinero. ¡Qué situación tan triste y complicada!

No hay nada malo en ser ama de casa, por supuesto. Y como todas sabemos, el trabajo en casa nunca se acaba, sobre todo si hay niños.

No hay nada malo en estar mantenida por un hombre rico que te ame y quiera que tú te dediques a tus hobbies y charlas con tus amigas.

No hay nada malo en esta situación…mientras haya amor mutuo.

Pero la vida no siempre es de color de rosa y nunca sabes lo que puede pasar mañana. No es ser pesimista, es ser realista y saber que el amor no siempre es “hasta que la muerte nos separe”.

¡Cuántas mujeres se sienten atrapadas en sus relaciones por dependencia económica de su pareja! Se sienten obligadas hasta aguantar el maltrato de sus parejas porque no “tienen a dónde ir”.

Claro, que solución siempre hay, que una puede encontrar un trabajo, pero conseguirlo no necesariamente será muy fácil y el proceso puede durar.

Comprar un paraguas cuando llueve a cántaros puede resultar complicado, porque no siempre habrá al lado un bazar chino donde te lo venden por 3 euros.

Además, si tienes un paraguas, ya no temes a la lluvia. Estás tranquila, te sientes preparada, porque un día lo compraste, y lo compraste porque un día pensaste que un día sí que podía llover.

Si tienes tus ingresos, no temes que el hombre con el que estás te puede dejar. No tienes esa dependencia económica que se convierte en la dependencia emocional total, porque estar con él para ti es vital. No solo que le amas, le NECESITAS, y le necesitas sobre todo porque sin él… no tendrías a donde ir ni que hacer.

Si eres independiente económicamente, sabes que en cualquier momento puedes coger tu maleta e irte a vivir sola.

Si tienes libertad financiera, confías más en ti misma y te sientes más libre para realizar tus sueños.

Recuerda que puede llegar el momento en el que tu sueño más grande sea vivir sin él. ¡No dejes que la dependencia económica de tu pareja se convierta en tu prisión!

Quizás te interese:

¿Porqué los hombres dejan de amar? 5 razones comunes

¿Quieres que te amen? ¡Ámate a ti misma!

¿Es el amor o la costumbre?

Opina